top of page
  • aportandoalcaucatv

Cae uno de los delincuentes más temidos del municipio de Puerto Tejada


En una importante vía de la capital vallecaucana fue capturado Juan Sebastián Cabal Martínez, reconocido actor criminal que venía afectando la tranquilidad de los habitantes en los municipios de Puerto Tejada y Villa Rica, en el norte del departamento del Cauca. Era buscado por los delitos de homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego y hurto.


El hombre de 19 años, conocido en el mundo delincuencial como alias ‘Cabal’, fue requerido en desarrollo de un operativo articulado entre el departamento de Policía Cauca y la Policía Metropolitana Santiago de Cali, cuando se movilizaba a bordo de un vehículo particular en la Autopista Simón Bolívar con destino al Cauca.


De acuerdo a la investigación de las autoridades, sería el presunto responsable del homicidio de una persona, acaecido el pasado 4 de julio en la vereda Perico Negro, zona rural del municipio de Puerto Tejada, al parecer relacionado con el hurto de una motocicleta. Sin embargo, se adelantan las investigaciones correspondientes para determinar su posible participación en tres homicidios más, hurtos y extorsiones.


Se pudo establecer que el implicado sería el cerebro de un grupo de delincuencia común autodenominado ‘Los letales’, que con la comisión de homicidios, hurtos a motocicletas y personas, así como actividades de extorsión por la devolución de los elementos hurtados, estarían perturbando la seguridad y la convivencia en esta parte del suroccidente colombiano, donde también se incluye la vía Panamericana.


Aparentemente, desde hace tres meses, el hoy capturado se encontraba residiendo en la ciudad de Cali para establecer vínculos con otras estructuras delincuenciales y evitar la acción de la Policía que ya estaba tras su pista. Esta persona registra anotaciones desde sus 15 años por hurto calificado, porte ilegal de armas, homicidio y lesiones personales.


El proceso investigativo deja ver como a través de redes sociales demostraba su capacidad criminal, exhibiendo armas de fuego, lo que servía como método de intimidación para que la comunidad no denunciara los hechos delincuenciales.

bottom of page